Cáncer de Vejiga

 

  • ¿Qué es el Cáncer de Vejiga?

    ¿Qué es el Cáncer de Vejiga?
    La vejiga es un órgano hueco que se ubica en la parte inferior del abdomen. Su principal función es almacenar la orina, es decir, los desechos que producen los riñones al filtrar la sangre. La orina pasa de los riñones a la vejiga a través de dos conductos denominados uréteres y abandona la vejiga a través de otro conducto que se llama retra. La vejiga está dotada de una pared muscular que le permite ampliarse o retraerse a medida que se almacena o se elimina la orina.

    El cáncer de la vejiga se presenta de manera predominante en los hombres de edad avanzada y es menos frecuente en las mujeres y en los hombres jóvenes. El síntoma más común del cáncer de la vejiga es la hematuria o la sangre en la orina, la cual torna la orina turbia o de color rojo.



    ¿Quieres que uno de nuestros especialistas se comunique contigo?

    Deja tus Datos

  • Síntomas

    Sangre en orina o hematuria: es el síntoma más común del cáncer de vejiga. Aparece en el 70% de los casos. El color de la orina puede variar desde roja a rosa pálido en función de la cantidad de sangre que contenga que es independiente del tamaño del tumor. En determinados casos la cantidad de sangre es mínima y no se modifica el color de la orina (microhematuria). En estos casos, para determinar su existencia es necesario realizar análisis que determinen su presencia.

    Dolor o escozor al orinar: es un síntoma menos frecuente que el anterior, aparece en menos de un 20% de los pacientes con cáncer de vejiga.

    El tenesmo (necesidad de orinar sin llegar a conseguirlo) y la necesidad de orinar más frecuentemente son síntomas que también pueden aparecer en el cáncer de vejiga.

    Otros síntomas menos frecuentes son la disminución de la fuerza y calibre del chorro de la orina y la obstrucción urinaria.



    ¿Quieres que uno de nuestros especialistas se comunique contigo?

    Deja tus Datos

  • Prevención

    Es difícil prevenir el cáncer de vejiga porque, salvo el consumo de tabaco, o la exposición a ciertos tóxicos, no se conocen con seguridad las causas que provocan su aparición. Sin embargo, se pueden tomar medidas como:

    - Beber más de 1,5 litros de agua al día.
    - Evitar el consumo de tabaco. Se estima que los fumadores tienen el doble de riesgo de desarrollar la enfermedad que el resto de la población. Lo ideal es no iniciarse en el hábito nunca, ya que se necesitan 20 años sin fumar para volver a la situación basal de riesgo normal.
    - Seguir una dieta equilibrada, sin abusar del café, y que incluya abundantes frutas y verduras.
    - Acudir al médico para diagnosticar y tratar correctamente cualquier infección de orina.
    - Cumplir las normas de seguridad laboral para limitar la exposición a sustancias químicas que se asocian a la aparición de esta patología



    ¿Quieres que uno de nuestros especialistas se comunique contigo?

    Deja tus Datos